Trucos de cocina. conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

Te sorprenderán

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

¿Tus rebozados no están crujientes? ¿El pescado te queda muy seco? Te contamos algunos trucos para mejorar tus recetas y triunfar en la cocina, y resolvemos tus dudas sobre cómo conservar mejor los alimentos.

¿A quién no le ha pasado que al cocer un huevo la yema no le ha quedado todo lo amarilla que quería, un rebozado no estaba crujiente o el pescado acabó demasiado hecho? Para ayudarte a triunfar la próxima vez que prepares alguno de estos platos, hemos recopilado algunos trucos de cocina muy sencillos que harán que tus recetas queden perfectas. También queremos resolver algunas de las dudas que nos surgen sobre la conservación de los alimentos. Te explicamos la mejor manera de guardarlos en la nevera para que se conserven más tiempo o cómo evitar que se estropeen. Y como aperitivo a nuestros trucos y consejos para conservar y preparar mejor los alimentos, vamos a resolver una duda que todos hemos tenido en algún momento: este alimento, ¿lo guardo en la nevera? A continuación te enumeramos qué productos es mejor NO guardar en la nevera si quieres que mantengan su sabor y propiedades.

Alimentos que NO debes guardar en la nevera

  • Tomates. Pierden su sabor, y su textura se vuelve harinosa.
  • Plátanos. Su piel se oscurece y no maduran bien.
  • Patatas. Se acelera el proceso de formación de azúcares.
  • Cebollas y ajos. Se formará moho con el frío. Guárdalos en un lugar seco y fresco.
  • Miel. Se estropea su textura y sabor.
  • Aceite de oliva. El frío le hace coger una consistencia parecida a la mantequilla.
  • Pan. En el frigorífico se reseca. 

Si quieres más información sobre cómo conservar mejor los alimentos, descubre nuestros trucos para guardarlos sin que pierdan propiedades

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

1. Huevos duros con la yema perfecta

A veces, al cocer un huevo, la yema queda rodeada por una veta verde o grisácea muy poco estética que nos puede estropear la presentación del plato. La causa de que la yema no salga con el color amarillo que esperamos es una cocción excesiva e incorrecta. Para evitarlo, cuece los huevos en agua a un temperatura inferior al punto de ebullición, no más de 8 minutos, y pasado ese tiempo enfríalos en un cuenco con agua fría o bajo el chorro del grifo. Descubre aquí los tiempos de cocción del huevo para que te salgan perfectos y sin fallos.

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

2. Cómo congelar la masa de galletas

Si te has decidido a preparar galletas caseras haz masa de más y congélala. Las masas que mejor admiten la congelación son las de galletas firmes, como las cookies o las de mantequilla. Cuando tengas hecha la masa, sepárala en porciones, que puedes dejar como simples bolitas o con la forma definitiva que quieras darles a las galletas (ambas maneras funcionan). Colócalas sobre una bandeja con papel vegetal y ponlas en el congelador. Una vez congeladas puedes guardarlas en una bolsa para que no te ocupen tanto espacio. Cuando quieras disfrutar de tus galletas caseras solo tendrás que descongelar la masa, hornearlas y listo. 

Postres caseros: los mejores trucos para que te salgan perfectos
Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

3. Rebozados más crujientes

Un truco muy sencillo para lograr que tus rebozados queden más crujientes es añadir un poco de cerveza, que actuará como si fuera levadura. Mezcla la harina con la cerveza hasta crear una pasta muy fina. Calcula un par de cucharadas soperas de cerveza por cada 125 g de harina: no te excedas con la cantidad de cerveza o podría dejar un sabor amargo. Deja reposar la mezcla unas dos horas a temperatura ambiente y reboza los alimentos con ella.

 

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

4. Cómo conservar las fresas en la nevera

Las fresas son muy delicadas y si no las conservamos correctamente en la nevera pueden estropearse enseguida. Nuestro consejo es que las coloques en un recipiente, mejor de cristal, unas al lado de las otras, y cubiertas con papel film sin que las toque. Agujerea el plástico para que circule el aire y no se pudran. Así te aguantarán en buen estado hasta 5 días. Guárdalas enteras, sin quitarles las hojas, y no las laves antes ni las dejes en remojo: la humedad acortará su tiempo de conservación. Cuando las sirvas, prueba a espolvorearlas con un poco de pimienta o rocíalas con zumo de naranja, de limón, vinagre balsámico o cava. El sabor te sorprenderá. 

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

5. Evitar intoxicaciones con los productos frescos

Sobre todo en verano, hay que extremar las precauciones y ser más estrictos con la conservación de los productos frescos que necesitan frío. Los alimentos que van a la nevera deben ser los últimos en ponerse en la cesta de la compra y los primeros en entrar en el frigorífico. No te demores en el transporte y, si vas a tardar mucho en llegar a casa, ponlos en una bolsa isotérmica. Si no tienes previsto comerlos enseguida, es mejor que los congeles. Cuando decidas descongelarlos, hazlo en la nevera y no a temperatura ambiente, y no vuelvas a congelarlos: al romper la cadena de frío aumenta el riesgo de que el alimento se deteriore.

 

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

6. ¿Cuándo es mejor tapar los alimentos?

Si vas a hervir un alimento, vas a realizar un guiso o un pochado es mejor que tapes la olla o cazuela. De esta manera, se aprovecha mejor el calor y se ahorra, ya que el vapor se condensa y el alimento se cocina antes. Además, los alimentos se hacen en su propio jugo y ganan en sabor y aroma. Si vas a freír un alimento o a prepararlo a la plancha, no lo tapes, ya que se cocería y perdería sabor y textura.

Tiempo de cocción de las patatas: trucos infalibles para lograr la patata cocida perfecta
Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

7. Cómo hacer una reducción de vino 

La reducción de vino tiene múltiples aplicaciones en la cocina: desde salsa para acompañar platos de carne hasta base para preparar otras salsas e incluso para acompañar frutas o postres. Para preparar la reducción de vino hay que cocer a fuego lento vino con azúcar o miel (unos 50 g por litro de vino) hasta que adquiera una textura densa y se reduzca aproximadamente a un tercio. Para que quede más sabrosa se puede realizar a partir de un caldo que hay que reducir previamente y al que después se le añade el vino y el azúcar. Si quieres darle un toque original, agrega a la reducción unos frutos rojos salteados, triturados y pasados por el chino.

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

8. Cómo conservar los aguacates

Para saber si un aguacate está maduro apriétalo suavemente y si cede a esa leve presión es que está en su punto. Si está verde, puedes guárdalo en una bolsa de papel con un plátano que, al emitir etileno, acelerará su maduración. Un truco para que no se ponga negro si, por ejemplo, solo vas a consumir la mitad de un aguacate, es rociar con un poco de limón la otra mitad y envolverla con film. Los aguacates maduros hay que guardarlos en la parte fría de la nevera. Ten en cuenta que también puedes congelarlos. Para ello, es necesario sacar la pulpa, aplastarla y mezclarla con zumo de limón antes de meterla en el congelador. Si te gusta el aguacate, no te pierdas las recetas más sanas y originales con aguacate para expertos y principiantes.

 

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

9. Cocinar el pescado en su punto

La dificultad de preparar un pescado, aunque sea a la plancha o al horno, es dar con el punto justo de cocción. Si lo cocinamos demasiado, quedará seco e insípido. Para saber si está listo, la carne del pescado debe cambiar de color y empezar a ponerse blanca o más clara, en el caso de pescados de color anaranjado. Otro truco para asegurarnos de que está hecho por dentro, es pincharlo con un cuchillo cerca de la espina: si la carne se desprende bien es que está cocido.

 

Trucos de cocina: conservar, congelar y preparar mejor los alimentos

10. Preparar unos deliciosos ajos confitados

Si quieres sorprender a tus invitados, acompaña tus pescados o carnes a la plancha con unos ajos confitados: son deliciosos y aportan un suave sabor a ajo muy ligero. También se pueden utilizar en ensaladas o para untar una sencilla tostada de pan. Para prepararlos, solo has de dejar que se cuezan en aceite a fuego muy suave durante unos 30 minutos. Después, guárdalos en un tarro de cristal, cubiertos con el aceite de su preparación y añade tomillo y laurel. Puedes conservarlos en la nevera durante meses.