Uñas permanentes: guía para aplicar (y quitar) este esmalte
Instagram: @ iramshelton

MANICURAS QUE DURAN

Uñas permanentes: guía para aplicar (y quitar) este esmalte

Aunque para muchas ya se han convertido en un básico de belleza sin el que no pueden vivir, otras siguen teniendo dudas. Cuando leas esta guía ya no querrás hacerte otra manicura.

Por mucho que apliques esmaltes de acabado y trates de proteger tus uñas al realizar tareas cotidianas en el día a día, el esmalte corriente siempre acaba por cuartearse apenas tres o cuatro días después de hacerte la manicura (si no antes). Por eso, si te gusta llevar las uñas pintadas y te atraen las manicuras especiales, seguro que odias cuando llega ese momento en el que se te estropea el esmalte de alguna uña. Para evitarlo la mejor solución son las uñas permanentes.

Aunque para muchas ya se han convertido en un básico de belleza sin el que no pueden vivir, otras siguen teniendo dudas sobre estas manicuras de larga duración. ¿Cuánto duran realmente? ¿Merecen la pena? ¿Puedo quitármelas en casa? ¿Cuánto se tarda en hacerlas?

Para despejar dudas en torno a cómo se hacen las uñas de larga duración hemos elaborado esta guía para aplicar y quitar el esmalte permanente. ¡Ya no querrás hacerte otra manicura!

¿Qué son las uñas permanentes?

Como es fácil de adivinar, se trata de una manicura de larga duración que se presta a muy variados diseños y formas de uñas, en todo tipo de estilos. Desde unas uñas naturales con un largo cómodo, hasta uñas largas con un diseño más barroco, pasando por opciones de uñas permanentes cortas y discretas. Todas son susceptibles de realizarse con un esmaltado permanente para amortizar al máximo la manicura y olvidarte de las lacas de uñas por unas semanas.

Qué son uñas permanentes
Instagram: @siberia_salon

Con ella, al igual que con las uñas acrílicas podemos lucir unas uñas impecables por mucho tiempo cambiando por completo el concepto de manicura que teníamos hasta entonces. Se acabó eso de utilizar las manos para diferentes tareas siempre con el temor de que en cualquier momento se pueda desprender parte del esmaltado.

Otra de sus ventajas es su acabado extrabrillante que hace que nuestras manos se vean rejuvenecidas además de elegantes e impecables (por mucho tiempo, además).

¿Qué diferencia hay entre uñas permanentes y semipermanentes?

Esta es una de las grandes confusiones que suele darse con frecuencia. ¿Son lo mismo las uñas permanentes que las uñas semipermanentes? Si nos fijamos en cada término, obviamente no, pero ocurre que a veces se promocionan de la misma manera, confundiendo a las usuarias menos experimentadas. Así, si bien ambos tipos de manicuras son más duraderas que las que se realizan con un esmaltado tradicional (entre dos y cuatro semanas dependiendo del tipo), hay ciertas diferencias entre ambas.

La principal es que mientras la manicura semipermanente se aplica sobre la uña natural con un esmaltado especial que se seca en lámpara UV o led, para la permanente se crea una base acrílica que consigue una fijación y dureza mayores (y también se usa la lámpara).

Uñas permanentes paso a paso
Instagram: @valefraan

¿Cuánto dura el esmalte de uñas permanente?

Las uñas permanentes proporcionan un acabado más resistente y de mayor durabilidad. Así, mientras una manicura semipermanente puede durar entre dos y tres semanas, la permanente puede durar impecable hasta 30 días si no nos crece mucho la uña. La razón es que la permanente se aplica sobre un esmalte en gel de textura más viscosa.

Por otra parte, cabe destacar que las uñas de gel protegen la uña del esmaltado y se mantienen impecables entre puesta y puesta, permitiéndonos realizar tareas impensable con otros esmaltados, como usar el ordenador o fregar. Además, como no necesita ningún tipo de mantenimiento, la manicura permanente es perfecta para quienes no quieren dedicar demasiado tiempo a acicalar sus uñas. Una visita al salón de manicura y a disfrutar de uñas impecables durante semanas.

Vídeo: ¿Cómo se hace una manicura permanente?

Si quieres saber cómo hacer las uñas permanentes y lucir cualquiera de estos diseños, sigue este paso a paso:

Lo primero será preparar la uña desifectándola a conciencia con alcohol. Seguidamente arreglaremos las cutículas con un empujador profesional o un palito de naranjo. Si es necesario, se retiran las posibles pieles con tijeras de cutículas.

A continuación habrá que dar forma a la uña con la lima y repasar la superficie con el taco pulidor para eliminar el brillo natural. Tras realizar este paso hay que evitar tocar las uñas con las yemas de los dedos para no engrasarlas  y así asegurar la adherencia de la base a la uña.

Llega entonces el turno de aplicar la base o base coat, sellando bien la punta con el pincel aplicador. Inmediatamente después lo secaremos en lámpara UV o led el tiempo indicado en cada caso.

Vídeo extra para perfeccionar el paso a paso

Tras la base, debemos aplicar el color en una fina capa, sellando también el filo de la uña. Lo ideal es curar en lámpara cada uña unos segundos y después toda la mano el tiempo completo una vez terminada. Así evitaremos estropicios mientras realizamos cada mano.

Una vez seca la primera capa se aplica una segunda capa de esmalte permanente de color y se seca de la misma manera. Con esta capa conseguiremos intensificar el color y darle uniformidad para que quede impecable.

El último paso es la aplicación del esmalte de acabado o top coat. Es el esmalte transparente que le dará un brillo espectacular a la manicura y la hará más resistente. Una vez más, sellar bien la punta de la uña marcará la diferencia entre un acabado más o menos duradero.

Si queremos darle el toque profesional de un salón de belleza, solo nos quedará aplicar un poco de aceite para cutículas para lucir unas manos más bonitas y saludables.

Vídeo: ¿Cómo quitar uñas permanentes?

Si quieres preservar la buena salud de tus uñas, te recomendamos que evites que te retiren el esmaltado permanente con un torno. Así, lo ideal es limar la capa más superficial y después dejar las uñas a remojo o envueltas con algodones con acetona (10-15 minutos). Cuando se hayan empapado bien, bastará un palito de naranjo para empujar los restos de esmaltado que queden sobre las uñas. Además, habrá que pulir la superficie con un taco pulidor para dejar la uña limpia y aplicar un aceite para cutículas como último paso.

Lo más importante al utilizar la lima en el primer paso es retirar el brillo del esmaltado sin alcanzar la uña para no dañarla. Por eso el torno no es recomendable porque, si bien es más rápido, elimina la queratina natural de las uñas haciendo que queden frágiles y quebradizas.